SEGUNDO ROUND: A Máxima se le pasa el brillo y Rania luce fiel a la tradición

 El día de ayer se celebró una cena de gala para dar la bienvenida a los reyes de Jordania.

SEGUNDO ROUND: Rania de Jordania gana en el duelo de estilo con Máxima de Holanda. A Máxima se le pasa el brillo y Rania fiel a la tradición.

El rey Guillermo dando su discurso de bienvenida a los reyes Abdalá y Rania de Jordania. (Foto: Casa Real).

Fue en el Noordeinde Palace (1609) –uno de los cuatro palacios oficiales más importantes de la familia Orange y que hoy sirve como lugar de trabajo del rey Guillermo– donde se celebró la cena de bienvenida para el rey Abdalá y su esposa Rania en su visita oficial a Holanda.

Como era de esperarse, el duelo de estilo continuó entre Máxima de Holanda y Rania de Jordania. Mientras en el día las dos reinas rivalizaron con la elegancia de sus abrigos, en la noche hubo claras diferencias entre los dos outfits.

SEGUNDO ROUND: Rania de Jordania gana en el duelo de estilo con Máxima de Holanda. A Máxima se le pasa el brillo y Rania fiel a la tradición.

La Casa Real agasajó a sus invitados jordanos con una cena a base de cuatro tiempos con dos o tres opciones al gusto del comensal. El primer tiempo presentaba dos opciones, Galette con vieiras marinadas y trufa de papas. El segundo tiempo estaba formado por consomé de res y tomate; Gnocchi al aroma de albahaca, famosas bolas de papas, tomate y queso mozzarella bañadas de salsa al pesto, la tercera opción era Concassé de Tomate. El tercer tiempo tenía también tres platos a escoger, el primero era un medallón de res, escabeché con aceitunas taggiasca y papá al horno. De postre pastel de chocolate con helado, Parfait de chocolate almendrado y cardamomo así como Anglaise de caramelo. Todo un banquete real. (Foto: Casa Real).

Máxima recurrió al brillo primaveral con un vestido de volantes horizontales color amarillo limón, nuevamente del diseñador danés Claes Iversen, que también firmó el vestido de encaje color oro que lució por la tarde. No conforme con lo llamativo que de por sí ya era el vestido, los volantes a lo largo de toda la prenda lo hacían lucir un tanto exagerado. Lo que sorprende es cómo la soberana holandesa juega con las proporciones, su altura se lo permite, y aunque para la mayoría de las mujeres seguramente hubiera sido un outfit impensable, Máxima lo hizo posible y agregó aún más brillo a su look con el impresionante House Diamond Necklace que recuperó en marzo de 2017 tras 40 años de no ser visto.

SEGUNDO ROUND: Rania de Jordania gana en el duelo de estilo con Máxima de Holanda. A Máxima se le pasa el brillo y Rania fiel a la tradición.

Aquí el príncipe Constantino, la princesa Margarita de los Países Bajos (hermana de Beatriz), Rania y Abdalá de Jordania, Guillermo y Máxima acompañados también por la princesa Beatriz.
Llamó la atención ausencia de la esposa de Constantino, la princesa Laurentien. (Foto: Casa Real).

La noche de ayer, la reina lo llevó en su versión corta, ya que está formado de un parure (o juego) de tres piezas, complementado con un broche y la tiara Stuart. Esta hermosa pieza fue confeccionada en 1897en diamantes propiedad de la Casa Real para la entonces reina Wilhelmina.

Por su parte, Rania fue muy congruente y lució un vestido con un aire tradicional del Medio Oriente. Se trata de una pieza elaborada en tela negra con bordado hecho por las mujeres de Basmet Al-Khair, asociación benéfica que apoya la esposa de Abdalá.

SEGUNDO ROUND: Rania de Jordania gana en el duelo de estilo con Máxima de Holanda. A Máxima se le pasa el brillo y Rania fiel a la tradición.

Rania de Jordania se lució con este vestido claramente de estilo oriental y líneas rectas y bordados. Fue elaborado por las mujeres de Basmet Al-Khair una organización con fines benéficos que apoya a mujeres de escasos recursos que elaboraron esta hermosa pieza en agradecimiento a la soberana por su compromiso con ellas. (Foto: Casa Real)

Cabe recordar que en sus primeros años como reina, Rania abusó de la alta costura, lo que la llevó a ser duramente criticada por no vestir más de acuerdo con las costumbres árabes. Tras las fuertes protestas que hubo en contra de ella y su marido en 2011, poco a poco la reina hachemí ha ido logrando un estilo más acorde con su cultura, pero con cierto toques occidentales que le permiten seguir siendo un ícono de moda. Ahora Rania consigue mezclar lo mejor de los dos mundos: tradición con lo último en tendencias. Gran acierto para ella.

La ahora princesa Beatriz de Holanda le hizo un guiño a la huésped real jordana luciendo también un vestido negro con flores bordadas en la parte frontal.

Pero ¿quién es la ganadora en este duelo de estilo? Quizás el tan socorrido “menos es más” es la respuesta. Máxima lucía brillante y el vestido amarillo se le veía bien, pero el modelo resulta algo exagerado en cuanto a diseño y color. Rania, aunque tradicional, lució sencilla y elegante a la vez, lo cual le da más puntos y se puede decir que es la ganadora después del empate técnico de ayer. Pero hoy será el desempate final. ¡Espérenlo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Relacionados