¡Ni sus esposos le han durado tanto! La princesa Ana da cátedra de reciclaje llevando un abrigo de hace 38 años

Lo estrenó en las carreras de Ascot de 1980 y desde entonces la ha acompañado en importantes eventos oficiales. Meghan Markle y Kate Middleton ¡tomen nota!

“Prometo serte fiel en la prosperidad y en la adversidad, en la salud y en la enfermedad, y así amarte y respetarte todos los días de mi vida…” Mejor su abrigo ha cumplido con estos votos que los dos maridos de la princesa Ana de Inglaterra.
El Daily Mail ha descubierto que esta prenda ha colgado de su armario por más de 38 años siéndole fiel en todo momento. Incluso esta chaqueta es más grande por algunos meses que su hija menor, Zara Phillips que nació el 15 de mayo de 1981.

Embed from Getty Images

Se cree que al menos lo ha llevado en 10 ocasiones, la primera fue en las carreras de Ascot en 1980, y en otros eventos oficiales en 1985, 1990, 1998, 2011 durante la fiesta de cumpleaños e su padre, Felipe de Edimburgo; la penúltima vez que los vimos fue en el 2015 durante una Fiesta del Té en los jardines del Palacio de Buckingham y ahora el lunes pasado en el Día del Commonwealth en la Abadía de Westminster.

Embed from Getty Images

Embed from Getty Images

La única hija de la reina Isabel II siempre ha sido considerada como una mujer reservada y respetuosa de la Corona y del papel que ejerce su madre.
De carácter firme como las costuras de este abrigo color crema, ha llevado con dignidad el título de Princesa Real y ha sido congruente con éste evitando dar escándalos en la medida de lo posible. Aunque no siempre lo ha logrado como sucedió con su divorcio de Mark Phillips el 28 de abril de 1992 del que los medios del Reino Unidos sacaron provecho. Al final ella siempre vuelve a su semblante serio.

Embed from Getty Images

Sencilla, austera, discreta, congruente, la princesa Ana hoy da una gran lección portando esta prenda. El llevarlo tiene un gran mensaje oculto como los forros zurcidos de este abrigo: a pesar de ser la hija de una de las reinas más poderosas del mundo, con una fortuna considerablemente jugosa, con todas las posibilidades de lujo y abundancia, la princesa Ana es una mujer que no necesita de ostentaciones para demostrar la nobleza que lleva dentro. Más allá de coronas y joyas, la sangre azul se demuestra en las acciones y no luciendo alta costura. De eso se trata ser un royal, de ser ejemplo de perfección en el alma. Lucir un outfit perfectamente bien combinado no tiene caso si por dentro los hilos del corazón están sueltos.
Gran lección de austeridad y nobleza para Meghan Markle y Kate Middleton. Niñas, tomen nota.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Relacionados